Historia de las Fallas


Las Fallas (Les Falles en valenciano) son unas fiestas con una arraigada tradición en la ciudad de Valencia y pueblos de la provincia de Valencia. Del 15 al 19 de marzo Valencia entera se viste de música y color y cómo no de alegría.

La CridaOficialmente empiezan el último domingo de febrero con el acto de La Crida.

Actualmente, Las Fallas se consideran una de las 3 fiestas más importantes de España y atrae a muchos turistas no solo de España sino del todo el mundo. Por lo tanto, las Fallas están catalogadas como fiesta de Interés Turístico Internacional.

Pero, ¿sabéis cómo empezaron estas fiestas tan espectaculares y llenas de cultura tradicional?

En la Edad Media, la palabra falla significaba antorcha, en concreto las antorchas que se colocaban en las torres de vigilancia en la Valencia medieval.

NinotsTambién se utilizaban las antorchas para iluminar una fiesta. Más adelante la palabra “falla”  hacía referencia a las hogueras y luminarias que se encendían en vísperas de fiestas extraordinarias y patronales.

La teoría más popular del origen de las Fallas es que el gremio de carpinteros encendía una hoguera purificadora en la víspera del día de su patrón San José. Como eran carpinteros, la hoguera era de las virutas y trastos viejos haciendo limpieza de sus talleres antes de entrar la primavera

La primera información oficial que tenemos sobre las Fallas es del año 1740. Muchas  hogueras que se encendían en las calles de Valencia comenzaron a llamarse fallas. Eran monumentos satíricos y burlescos de la sociedad en general donde el humor y la crítica están siempre presentes.

NinotsA la hora de la construcción, participaban los vecinos de cada calle o barrio.

Primero empezaron a poner carteles que hablaban de alguien conocido del barrio y los niños iban de casa en casa pidiendo “una estoreta velleta” (Una alfombra vieja). Esta petición se convirtió en un canto popular a la hora de recoger todo tipo de muebles viejos para quemarlos junto a las fallas. En esa época las fallas eran todavía unos cajones altos con tres o cuatro muñecos vestidos con ropa de tela.

Debido a la creación de los premios a las fallas más artísticas (1895), las comisiones falleras empezaron a contratar artistas y artesanos y apareció una profesión muy peculiar, El Artista Fallero dejando atrás simples cajones con muñecos y dando paso a monumentos artísticos que pueden llegar incluso a medir 30 metros.

Hoy en día se plantan más de 385 Fallas ( monumentos)  en la ciudad de Valencia y más de 250 en el resto de la provincia.